La migración de Windows XP ya es prácticamente una realidad y es que este sistema operativo finalizará a finales de este año

La migración de Windows XP cada vez estás más cerca y es que desde el lanzamiento de Windows XP ya han pasado doce años y el mundo de la tecnología ha cambiado mucho desde entonces: hemos sido testigos de la aparición de la sociedad conectada a través de distintos canales el correo electrónico, mensajería instantánea, llamadas de de vídeo y una serie de aplicaciones basadas en la Web y centradas en el dispositivo.

La migración de Windows XP

A partir del 8 de abril del 2014 los usuarios de Windows XP ya no recibirán actualizaciones de seguridad, revisiones de seguridad, opciones de soporte técnico asistido gratuito o de pago o actualizaciones de contenido técnico en línea.

Esto supone que las nuevas vulnerabilidades descubiertas en Windows XP no se abordarán con las nuevas actualizaciones de seguridad de Microsoft, lo que puede provocar que en un futuro sea más fácil para los hackers atacar con mayor éxito un sistema basado en Windows XP. Ante esta situación, el software antimalware y otras migraciones de seguridad estarán muy desfavorecidos y será cada vez más difícil proteger a la plataforma de Windows XP.

La migración de Windows XP tendrá una serie de consecuencias en cuanto a las tasas de infección de malware una vez la plataforma saldrá del apoyo examinando Windows XP Service Pack 2. De este modo, el soporte de Windows XP SP2 finalizó el 13 de julio de 2010, pero a pesar de esto la plataforma se benefició de mejoras de seguridad cuando fue lanzado. En la actualidad tiene una tasa de infección de malware muy superior a la de Windows XP SP3 o cualquiera de los nuevos sistemas operativos de Windows.

Los equipos que contienen Windows XP habitualmente experimentan un tasa de infección de malware más alta que en otros sistemas operativos. Esto es así porque Windows XP fue diseñado en una época diferente y no se pueden eliminar las amenazas con la misma eficacia que los sistemas operativos más nuevos como Windows 7 y Windows 8.

Ventajas de la migración:

  • Conexión desde cualquier lugar: con la migración de Windows XP a Windows 8 los usuarios dispondrán de acceso seguro y sin complicaciones para acceder a sus datos y aplicaciones y seguirán manteniendo su productividad en cualquier momento en cualquier dispositivo.
  • Experiencias personalizadas: la productividad individual mejora al ofrecer a los usuarios experiencias personales que sus preferencias y se adaptan a sus estilos de trabajo peculiares.
  • Infraestructura inteligente: soluciones para mantener el máximo nivel de seguridad, para optimizar la gestión y para reducir los costes.
  • DDPS: puede ejecutar con éxito un despliegue de Microsoft Office, con la ayuda de esto servicios de planificación completos.
  • MAAP: para probar las capacidades de los productos y servicios entorno de laboratorio.
  • Windows to GO: es una nueva funcionalidad para usuarios de Windows 8 en grandes organizaciones que les permite arrancar una versión completa de Windows desde memorias USB externas conectadas a PCs. Las unidades con Windows To Go pueden utilizar las mismas imágenes del sistema que se emplean para los equipos portátiles y de escritorio, y se administran igual, por lo que son una nueva y eficaz opción para trabajar.
  • Coste reducido: Windows XP supone para las organizaciones unos costes mucho más elevados que migrar a una solución basada en Windows 7. El coste anual por PC en el caso de Windows XP es mayor que a los costes equivalentes por instalación de Windows 7, que suponen un menor coste.

Conoce ahora los productos Microsoft en GTI.

Fuente: Microsoft