El adaptador TL-PA4020PKIT permite velocidades de transferencia de datos estables de hasta 500Mbps para una red de alta velocidad doméstica sin cables.

El TL-PA4020PKIT es el nuevo PLC de TP-Link

El dispositivo TL-PA4020PKIT es el nuevo miembro de la oferta de Adaptadores Powerline (PLC) de TP-Link. Es capaz de convertir la instalación eléctrica del hogar en una red de alta velocidad sin necesidad de cables ni de taladros. Su principal novedad es que incorpora 2 puertos 10/1000Mbps Ethernet.

Su principal característica es que ofrece tasas estables de transferencias de datos de alta velocidad (hasta 500Mbps en un ratio de alcance de hasta 300 metros). Está equipado con la tecnología avanzada HomePlug AV Technology y se posiciona como una muy buena opción para aplicaciones de entretenimiento multimedia, como el vídeo streaming en alta definición.

El dispositivo TL-PA402PKIT es muy fácil de usar: facilita al máximo la creación de una red powerline con sus dispositivos PLC. En sólo unos minutos, el usuario disfruta de una infraestructura, con un simple gesto, enchufar los dispositivos. Además, los botones “emparejamiento” de los PLCs permiten gestionar múltiples dispositivos.

Otra de sus características es que incluye un filtro de corriente integrado que suprime cualquier interferencia producida por equipos electrónicos cercanos. Esto le permite optimizar el rendimiento de las comunicaciones: cuando un usuario enchufa un dispositivo de gran consumo, la velocidad de la red no cae súbitamente.

El TL-PA402PKIT tiene un enchufe integrado al que el usuario puede conectar otro dispositivo, como si de un enchufe de pared habitual se tratara, que nos evita desperdiciar una toma eléctrica. Cuenta también con un modo de ahorro de energía que reduce el consumo eléctrico drásticamente hasta en un 85%. El dispositivo está diseñado para pasar automáticamente al modo de ahorro de energías cuando no se transmiten o reciben datos durante un cierto período de tiempo.

Accede al adaptador TL-PA4020PKIT en nuestra tienda GTI pinchando aquí.

Fuente: El Economista