Licencias Microsoft

Te explicamos las distintas modalidades en las que se puede comprar y vender software de Microsoft.

En nuestro post anterior ya revisamos algunas de las formas de adquirir software de Microsoft para equipos individuales: Caja Retail, OEM, GGWA, GGK, ESD y PKC. Hoy veremos las licencias de volumen, para al menos 5 equipos, que son las distintas modalidades que hay de OPEN, y también las licencias en la nube: SPLA y CSP

Licencias de volumen básicas: OPEN LICENSE

El modo más básico de licenciamiento por volumen es OPEN LICENSE. Son licencias para 5 equipos o más, y duran dos años. Tienen que estar nominadas y se facturan en un único pago, cuando se adquiere la licencia. A pesar del mínimo de 5 unidades, es posible añadir licencias adicionales durante toda la duración del contrato.

En las licencias OPEN es importante saber en qué categoría está tu cliente, dentro de estas tres: Comercial, Académico y Gobierno, ya que el precio varía en función de este criterio. También permite añadir el servicio de Software Assurance, o SA. Este servicio, que dura los dos años de contrato, ofrece actualización gratuita de versiones conforme van apareciendo. Se puede añadir al contrato de licencia OPEN, aunque hay modalidades, que veremos a continuación, que ya lo incluyen.

Tipos especiales de Licencias de volumen OPEN

OPEN VALUE: son licencias OPEN que incluyen SA y son válidas para 3 años, para un mínimo de 5 equipos. En el caso de las licencias de 3 años, el pago puede fraccionarse anualmente, pero el precio está asegurado durante todo el periodo de tiempo. Es importante señalar, por un lado, que estas licencias son válidas solamente para clientes de tipo Comercial y Gobierno y por otro que, para contratar esta modalidad, todos los equipos de la empresa tienen que tener por lo menos un producto Office, Corecal o Windows.

OPEN VALUE SUBSCRIPTION: son licencias iguales que las anteriores, con la única diferencia que se trata de un contrato de alquiler. En este caso, se puede hacer un contrato de 1 o 3 años, con pagos anuales. La principal ventaja es que tiene un coste inicial más bajo, y que se puede aumentar o reducir el número de equipos durante la duración del contrato.  También incluye SA, y es válido para cualquier cliente, aunque los clientes de tipo Comercial, tienen que hacer contrato obligatoriamente por 3 años.

En esta tabla puedes ver mejor las diferencias entre estos tres tipos de licencias OPEN.

Licencias de pago mensual

Las licencias SPLA permiten disfrutar del software de Microsoft en modalidad “pago por uso”. Es decir, hay un contrato pre-establecido, pero mensualmente se reporta a Microsoft lo que se ha utilizado y solo se paga por ello. Eso sí, existe la obligación de reportar mensualmente, aunque no se haya utilizado nada, pero en GTI puedes hacerlo cómodamente desde nuestra web, por lo que eso no es ningún impedimento.

Si quieres conocer más detalles de este tipo de licencias te recomendamos leer “¿Qué son las licencias SPLA?

Finalmente, la modalidad más novedosa, y gran apuesta de Microsoft por la nube, son las licencias CSP, que permiten licenciar mensualmente soluciones Cloud. Como es un formato muy nuevo, en el que surgen dudas frecuentes, y que también ofrece muchas ventajas de cross-selling y de valor añadido, hace poco publicamos un post al respecto, explicándolas en profundidad.

Espero que con esto queden más claras las distintas opciones de licenciamiento de Microsoft. Siempre puedes contactar con tu comercial para que te asesore sobre casos concretos, o todos los productos de software Microsoft, tanto físicos, como ESD y licencias, que tenemos en nuestra web.

 

 

Fuente: GTI – Gema Paredes